Un escáner ocular de Google predice la probabilidad de infarto

Verily, la rama tecnológica de salud de Google creó un escáner que analiza la parte posterior del ojo de un paciente.

Un escáner ocular de Google predice la probabilidad de infarto

El software puede deducir datos con precisión, incluida la edad de un individuo, la presión arterial y si fuman o no. Esto puede usarse para predecir su riesgo de sufrir un episodio cardiaco mayor, como un infarto, con aproximadamente la misma precisión que los métodos actuales.
El algoritmo hace que sea más rápido y más fácil para los médicos analizar el riesgo cardiovascular de un paciente, y no requiere de un análisis de sangre.
Cuando se presentaron imágenes de la retina de dos pacientes, uno de los cuales sufrió un episodio cardiovascular en los cinco años posteriores y el otro no, el algoritmo de Google fue capaz de decir cuál era el 70% de las veces. Este porcentaje es solo un poco menor que el método SCORE comúnmente utilizado para predecir el riesgo cardiovascular, pero que requiere un análisis de sangre y hace las predicciones correctas de la misma prueba el 72% de las veces.
Alun Hughes, profesor de Fisiología Cardiovascular y Farmacología en la UCL de Londres, recuerda que hay una “larga historia de observar la retina para predecir el riesgo cardiovascular” y que la inteligencia artificial tenía el potencial de acelerar los métodos de análisis médicos existentes aunque tiene que ser bien probado antes de que sea realmente confiable.
Según Google, esto es un nuevo paradigma impulsado por la inteligencia artificial para el descubrimiento científico. Si bien la mayoría de los algoritmos médicos están diseñados para replicar las herramientas de diagnóstico existentes, este algoritmo encontró nuevas formas de analizar los datos médicos existentes.
Google apunta a que esta inteligencia artificial con suficientes datos, pueda crear una visión médica completamente nueva sin supervisión humana. Aunque para que esto suceda este software deberá pasar exhaustivas pruebas.
Fuente: www.tynmagazine.com.