“Industria 4.0: Desafíos globales y regionales para una Argentina productiva”

Un título acorde a los tiempos que corren 

Industria 4.0: Desafíos globales y regionales para una Argentina productiva

  

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

"Cambios tecnológicos, nuevas relaciones laborales, interacciones dinámicas entre los sectores público y privado, complementariedad con el sistema educativo y la innovación como activo insignia son algunos de los temas que integraron la agenda de Argentina como país productivo”, ampliaron desde la UIA, que hoy tiene una relación positiva y fluida con el Gobierno, luego de un 2016 complejo y más allá de algunas críticas (encabezan dólar bajo y tasas altas), y apoya en líneas generales la agenda de reformas que impulsan desde Casa Rosada, como la baja gradual de Ingresos Brutos o la reforma laboral. “El fortalecimiento del entramado productivo, la articulación entre los diferentes actores, el rol de la formación, la competitividad como vector clave del desarrollo y el protagonismo de la innovación fueron algunos de los temas que debatieron en esta edición de la conferencia”, agregaron desde la UIA.

Durante los 27 y 28 de noviembre más de 1.500 personas asistieron al tradicional evento de la UIA para debatir sobre las oportunidades y desafíos que supone la Cuarta Revolución Industrial. En ambas jornadas, los actores más representativos de los sectores público y privado analizaron el estado de situación y plantearon las estrategias que Argentina deberá llevar adelante para potenciar a la economía productiva. Competitividad, inserción internacional inteligente, el rol de la educación, las iniciativas necesarias para promover el desarrollo industrial en todas las regiones y sectores del país, el diálogo social como vehículo de los consensos y cuáles son los principales vectores de la competitividad 4.0 fueron algunos de los ejes que se abordaron durante ambas jornadas de la 23º Conferencia Industrial.


* “Industria 4.0: desafíos globales y regionales para una Argentina productiva”.

Cuarta Revolución Industrial y su impacto en los procesos productivos de Argentina y la región.

La apertura estuvo cargo del titular de la entidad, Miguel Acevedo, el presidente de la 23°Conferencia Industrial, Eduardo Nougués; el ministro de Producción, Francisco Cabrera, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Nougués destacó la diversidad de cámaras regionales y sectoriales nucleadas en la UIA, que día a día trabajan por mejorar la matriz productiva nacional y la competitividad del sector. Y agregó: “Hasta tanto maduren los cambios ya iniciados, como así también el desarrollo de un sistema energético que provea energía a precios competitivos, o las tan necesarias mejoras en las condiciones de infraestructura y logística, las políticas regionales y sectoriales son la llave para que la base industrial se consolide. De esta manera podremos fortalecer las potencialidades sobre las que debe edificarse la Argentina productiva”.

Larreta destacó la iniciativa que anualmente lleva adelante la UIA y señaló la importancia de un “encuentro que promueve el diálogo entre todo los actores”.

Por su parte, Cabrera  ponderó el rol protagónico de los empresarios argentinos en relación a los cambios que la Argentina debe encarar.

 

* “Industria 4.0: el futuro de la producción y la tecnología” fue el primer panel de la jornada.

El especialista principal de la División de Competitividad, Tecnología e Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), José Miguel Benavente, y el ex vicepresidente y ex director del Banco de Desarrollo de Brasil, Joao Ferraz, disertaron acerca de los cambios disruptivos que supone la Cuarta Revolución Industrial y su impacto en los procesos productivos de Argentina y la región. Los expositores coincidieron en que la innovación está entre los principales activos que debe acuñar el sector productivo.

El ministro de Modernización, Andrés Ibarra; el presidente del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, Guillermo Lipera, y la directora de la Red Innovación Local, Delfina Irazusta, participaron del siguiente panel donde analizaron la construcción del Estado 4.0 y la necesidad de conformar una infraestructura tecnológica que potencie a la administración pública, dotando de transparencia y eficacia al tejido institucional.

La jornada culminó con la última mesa: “Reforma tributaria: aportes para incentivar la producción y mejorar la competitividad”. El ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne; el Administrador Federal de Ingresos Públicos, Alberto Abad, y el diputado nacional, Luciano Laspina, debatieron acerca de las principales características del proyecto de ley que impulsa el gobierno y el impacto que tendrá para la economía argentina. 

 

Segunda Jornada

La mañana de la segunda jornada contó con la participación de actores centrales de los sectores público y privado, quienes continuaron analizando los desafíos de la Cuarta Revolución Industrial y las estrategias para sortearlos.

La jornada comenzó con el panel “Innovación, educación, productividad e inclusión: una articulación virtuosa para el futuro del trabajo y el entramado social”, integrado por el secretario de Trabajo, Horacio Pitrau; el director de BID-INTAL, Gustavo Beliz; y el diputado nacional y Secretario General UOM de la Seccional Zárate-Campana, Abel Furlán.

Los expositores analizaron las diferentes sinergias entre los sectores público y privado para el desarrollo de medidas que potencien el entramado científico-productivo. Entre los objetivos de esta complementación se encuentran la generación de nuevas capacidades y la creación de empleo de calidad.

A continuación, el Director Ejecutivo y Economista Jefe de la UIA, Diego Coatz, y el director de Desarrollo Económico de CIPPEC, Martín Rapetti, compartieron el panel “Presente y futuro de los desafíos para el desarrollo industrial”.

Coatz destacó que el futuro no está determinado y que por eso Argentina necesita discutir cómo se inserta en el mundo de manera inteligente. Al respecto, señaló: “Nuestro punto de partida para enfrentar el desafío de la industria 4.0 es interesante: tenemos una base industrial importante, como casi ningún país de la región”.

Por su parte, Rapetti expresó que "la prevención de las crisis es uno de los aportes más importantes que puede hacer la política macroeconómica para encarar un proceso de desarrollo".

“Proyectando Argentina 2030: instituciones, educación y diálogo social para el desarrollo” fue el tercer panel del día. El CEO de Editorial Perfil, Jorge Fontevecchia, y el rector de la Universidad Torcuato Di Tella; Ernesto Schargrodsky fueron los expositores de este segmento.

Durante su presentación, Fontevecchia ponderó el impulso de la revolución tecnológica en los medios de comunicación, que a su juicio “permitirá la incursión de nuevos jugadores y generará un ecosistema con medios menos hegemónicos”.

Sobre el rol de la educación de cara al futuro, Schargrodsky explicó: “No necesitamos un sistema educativo uniforme-ningún país del mundo lo tiene- porque debemos satisfacer necesidades muy diversas”.

 

Cierre de la segunda jornada

Se destacó la necesidad de un desarrollo regional

Estuvo a cargo del presidente de la UIA, Miguel Acevedo, y del jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Marcos Peña.

Durante su discurso de cierre, Acevedo señaló: “Trabajadores y empresarios tenemos que pensar una agenda para este siglo, que sea transversal a todos los campos: lo tecnológico, lo organizacional, la formación, las relaciones humanas, entre otros”. Y agregó: “Uno de los desafíos centrales para generar un desarrollo sostenible en el tiempo radica en la profundización de la política productiva. Y debe  llevarse a cabo paralelamente en tres niveles: industrial, pyme y regional”.

Marcos Peña felicitó a la UIA por la organización del evento y señaló que el programa y los contenidos de la conferencia plantearon las preguntas correctas. “Queremos trabajar juntos para que cada vez haya más empresas industriales que se desarrollen y salgan al mundo”, afirmó el jefe de Gabinete.

Previamente, el vicepresidente de Supply Chain YPF, Fernando Giliberti; el presidente de Nuevo Central Argentino, Diego Jalón, y el subsecretario de Gestión Productiva, Sergio Drucaroff, disertaron en el panel “Competitividad 4.0: infraestructura y energía para el desarrollo de proveedores nacionales”.

Los expositores reflexionaron acerca de las mejores modalidades para complementar el poder de compra del Estado con el desarrollo de proveedores locales, la sofisticación de la matriz energética y la diversificación del entramado productivo.

“Presentación y lineamientos del B20 en el marco del G20 Argentina 2018” fue el último panel temático de la jornada. Lo integraron el sherpa del G20, Pedro Villagra Delgado; el CEO de Mercado Libre, Marcos Galperín; el presidente de YPF, Miguel Gutiérrez; y el vicepresidente UIA y Chair del B20, Daniel Funes de Rioja. Durante el panel se abordaron las oportunidades que presenta la presidencia del G20 y su influencia decisiva en la agenda del foro.

 

Discurso de Eduardo Nougués

en la inauguración del  23* Conferencia Industrial

 

“Señor ministro de Producción de la Nación, Francisco Cabrera; señor jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta; señor presidente de la Unión Industrial Argentina, Miguel Acevedo; estimados colegas industriales, público presente.

“Es un honor darles la bienvenida como presidente de la edición 23* de la Conferencia Industrial. “Nuevamente, nuestra institución ha convocado a un conjunto de mujeres y hombres para debatir y consensuar la agenda de temas que hacen al progreso de Argentina. Un progreso que demanda de la industria un protagonismo excluyente.

“La Conferencia que nos convoca se da en un contexto particular para todos nosotros: estamos cumpliendo 130 años.

“¿Qué significan esos 130 años?

“Una trayectoria respaldada por un trabajo institucional que trasciende las décadas, que está atravesado por la diversidad en diferentes niveles: regional, sectorial y tipo de empresas. Todas esas industrias encuentran en la UIA el respaldo para encarar el día a día con las mejores herramientas. “Allí está el núcleo del compromiso con el que encaramos cada una de las tareas que nos toca emprender desde esta casa.

“En estos 130 años, en cada iniciativa que la UIA ha puesto en marcha puede rastrearse un denominador común: promover la agregación de valor en todos los rincones de la Argentina.

“Para que este compromiso sea perdurable en el tiempo, la innovación y la capacidad de adaptación a los cambios deben ser los pilares de nuestras acciones. La UIA y sus industrias están vigentes, más allá de los vaivenes de la historia y la recurrencia de las crisis económicas, gracias a este activo que nos permite innovar y adaptarnos a cada presente histórico.

“Cada sector de la industria cobra relevancia en este entramado denso y profundo. Desde el calzado al software, pasando por la metalmecánica y la industria audiovisual, llegando a las automotrices y las industrias alimenticias. Todos y cada uno de nuestros asociados componen esa fortaleza colectiva que caracteriza a la industria nacional. Un proyecto de país como el que Argentina busca encarar necesariamente debe partir de su base productiva, un valor diferencial con el que contamos.”Tenemos un entramado productivo denso y profundo, al que hay que mejorar y corregir, pero pisamos sobre suelo firme para seguir construyendo.

“Está claro que Argentina recorre una transición en la que todos debemos aportar algo para que sea un camino sin sobresaltos.

“El gobierno ha hecho grandes avances en estos dos años. Ha normalizado la macroeconomía, ha iniciado procesos de mejora de la infraestructura logística y de simplificación burocrática y nos ha vinculado de nuevo con el mundo. Todas cuestiones que son muy importantes para el país.

“En ese recorrido, mejorar la competitividad es una tarea conjunta que nos convoca a todos para que el país se posicione de la mejor manera en las cadenas de valor global.

“Competir en un mundo en constante reconfiguración, cuyo rasgo identitario es el cambio, exige que largo plazo y coyuntura estén íntimamente ligados. Como ejemplo de esta necesaria articulación entre corto y largo plazo, generar un sistema crediticio que incentive la inversión productiva se vuelve un vector fundacional. Y en esta transición herramientas como las líneas de crédito para la inversión productiva resultan fundamentales para apuntalar a las PyMEs y a las economías regionales. Por cada peso que se presta en el norte del país, se otorgan créditos por el equivalente a 30 veces en la Ciudad de Buenos Aires. Estas asimetrías nos hablan a las claras de hacia dónde debemos focalizar nuestros esfuerzos.

“Estamos convencidos de que la reforma tributaria y laboral van en el camino correcto, pero hay que trabajar sobre dos aspectos que son fundamentales: el desarrollo regional y los tiempos.

“Los aumentos de los costos laborales no asociados al salario para las industrias radicadas en las regiones más postergadas del país van claramente en sentido contrario al espíritu buscado. Debemos darle una mirada regional al desarrollo nacional como protagonista central. Eso es lo que nos permitirá mejorar la competitividad del país. Una transición inteligente es la clave para dinamizar la actividad productiva.

“Otro aspecto a tomar en cuenta es el actual contexto de tasas de interés elevadas con restricciones específicas de financiamiento para las pymes. La eliminación de la línea de crédito productiva se verá reflejada en los costos y profundizará aún más la balanza comercial deficitaria que tenemos con países tan distintos como Brasil, que es nuestro principal socio comercial, y China.

“Este escenario puede dificultarse aún más si se acuerdan condiciones muy preferenciales para productos de la Unión Europea sin lograr efectivas concesiones de Europa para la exportación de nuestros productos agroindustriales del Mercosur. “Esto es parte también de una inserción internacional inteligente, que promueva el trabajo y la tecnología argentina.

“Hasta tanto maduren los cambios ya iniciados, como así también el desarrollo de un sistema energético que provea energía a precios competitivos, o las tan necesarias mejoras en las condiciones de infraestructura y logística, las políticas regionales y sectoriales son la llave para que la base industrial se consolide. De esta manera podremos fortalecer las potencialidades sobre las que debe edificarse la Argentina productiva.

“La UIA trabaja diariamente con sus socios y el sector público para alcanzar todas estas metas. Una de esas metas está por alcanzarse con la media sanción del proyecto de ley “Compre argentino”. Esperamos el acompañamiento del Senado y que pronto esta ley tan importante quede promulgada. Luego, será tiempo de que todos los actores involucrados nos comprometamos con la puesta en funcionamiento de esta herramienta indispensable para el desarrollo industrial.

“Mencionaba recién nuestro 130 aniversario, lo que significa ese capital acumulado que instituciones como la UIA van acuñando a través del tiempo. Es el activo que hoy nos posiciona de la mejor manera para conectar futuro y presente. El título de esta edición de la Conferencia contiene las coordenadas para tender ese puente: “Industria 4.0: desafíos globales y regionales para una Argentina productiva”.

“En Argentina y en el mundo –con la irrupción de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, la robotización, y la inteligencia artificial, entre otros– la industria ha retomado el protagonismo a nivel global. Tanto por su rol en los nuevos procesos como en el desarrollo de productos, el sector industrial está siendo nuevamente el motor del progreso alrededor del planeta.

“Todos los industriales aquí presentes estamos respondiendo a los desafíos que este cambio de paradigma nos propone, construyendo el porvenir productivo en nuestra actividad cotidiana. Sabemos que la única manera de estar a la altura de los tiempos que nos tocan vivir es redoblando los esfuerzos en cada establecimiento fabril, tomando a la innovación como la llave que abre las puertas del porvenir.

“Desde la UIA entendemos que esta Cuarta Revolución Industrial debe ser la plataforma que permita potenciar a las pymes y a las economías regionales, haciéndolas fundacionales para un proceso que promueva la agregación de valor en origen.

“Esta nueva edición de la Conferencia Industrial, una iniciativa que cuenta con 23 años de vigencia, sustentada en la densidad de los temas que aborda y en la calidad de sus disertantes. El futuro de la producción; Estado 4.0; reforma tributaria para la competitividad; el vínculo entre educación, innovación e inclusión; los desafíos del desarrollo industrial; consensos y diálogo social de cara al futuro; competitividad 4.0 y las perspectivas del G20 2018 son los ejes temáticos que analizaremos y debatiremos entre todos.

Vuelvo a agradecerles a todos el compromiso con la UIA, que se materializa con su presencia en este salón. Esperamos que sean dos jornadas intensas y fructíferas para encarar el más importante de los desafíos: hacer de Argentina un país desarrollado”.

 

 

Discurso de Miguel Acevedo

en el cierre del  23* Conferencia Industrial

 

“Señor Jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña; estimados colegas industriales, público presente.

“Es un honor para la UIA compartir con usted el cierre de un evento tan importante para los industriales de todo el país. En mi agradecimiento está representado el de todos mis colegas.

“Este año fue muy particular a nivel personal e institucional. Por primera vez en mi carrera gremial, fui distinguido por mis colegas con el cargo de presidente de la UIA. Un honor que se dio en el marco del 130 aniversario de esta casa.

“El compromiso principal está atravesado por la necesidad de conjugar la continuidad generacional, con el recambio y el apoyo de los jóvenes industriales. Jóvenes que progresivamente están haciendo propias un conjunto de responsabilidades dentro de la casa.

“La unión de los empresarios es parte del compromiso que asumimos. Hablamos de mancomunar agro, industria y servicios. Y en lo que nos toca por pertenencia sectorial: la unión de los industriales; los pymes, los grandes. Todos. Cada sector está llamado a formar parte de ese colectivo emprendedor que es nuestra industria nacional.

Este auditorio es una clara muestra de cómo los empresarios de todos los tamaños estamos trabajando juntos. Las pequeñas empresas que exportan y se integran a escala global con grandes empresas nacionales o multinacionales son el resultado de esa tarea.

“¿Y qué es lo que nos amalgama, aquello que nos conecta como emprendedores? Esa unión está constituida por cuatro ejes rectores: producir, invertir, innovar y generar mejores puestos de trabajo.

Sofisticar nuestra producción a partir del uso de la tecnología nos impulsa siempre a dar un paso más en la innovación. Es algo con lo que me encuentro en cada una de mis visitas a establecimientos industriales de todo el país.

“El complemento indispensable para el trabajo institucional que desarrollamos es el diálogo con la sociedad. Debemos evitar ser presa del exceso de autoconsciencia y ombliguismo, procurando no establecer juicios y análisis que solamente sirven para subrayar lo importantes que somos. Eso solamente conduce un callejón sin salida: el microclima.

“Es por ello que la UIA se preocupa por modificar esa conducta a partir de acciones concretas que tiendan lazos con los otros actores sociales. Lo que muchas veces decimos: que hay que “humanizar el capital”. Y que podría reformularse en términos enunciativos: capitalizar nuestro costado humano como emprendedores.

“Hay que tener la valentía de animarse a un diálogo profundo con todos los sectores, especialmente con los trabajadores. Podemos modernizarnos sin por ello afectar los puestos de trabajo.

“He notado en muchos actores un convencimiento respecto de que la forma de producir, tal como está estructurada en la argentina, da para muchísimo más. La responsabilidad del gobierno, es favorecer esa mesa de encuentro y aportar reglas de juego para que el diálogo entre los sectores dé resultados concretos.

“Definitivamente, bajar el componente no salarial del costo laboral no significa perjudicar al trabajador, al contrario, es mejorar las condiciones para poder producir más y mejor, porque producir es crear empleo, hacer girar la rueda de la economía para que se revitalice el consumo.

“Tenemos el enorme desafío de modernizarnos y proteger el empleo. Todos, juntos.

“Para emprender este camino debemos evitar persistir en el monólogo interno y la propia percepción. Como dirigentes industriales nos interpela la obligación de que el perfil construido tenga sustento en la realidad, en un ida y vuelta con la sociedad. La Conferencia Industrial es un claro ejemplo de esto: es uno de esos espacios en los que abrimos la agenda industrial a todos los actores sociales, para que juntos construyamos una estrategia colectiva que nos haga encarar el futuro con las mejores herramientas.

“En cada uno de los paneles que conformaron estas dos jornadas ha quedado demostrado que existen fundamentos para que los industriales nos sintamos orgullosos de nuestro pasado y presente, pero también, para que la sociedad lo esté en función de lo que podemos aportar de cara al futuro.

“El trabajo que emprendemos se da en un contexto de transición en el que Argentina ha logrado progresos en asignaturas que estaban postergadas. “Lo que hoy podemos contabilizar como avances debe prepararnos para la siguiente fase: focalizarnos en la agenda de desafíos presentes y futuros.

“Uno de esos desafíos - y central para generar un desarrollo sostenible en el tiempo - radica en la profundización de la política productiva. Y debe llevarse a cabo paralelamente en tres niveles: industrial, pyme y regional.

Por eso es importante que encaremos las reformas tributaria y laboral con una perspectiva que tome las prioridades de la agenda regional que cada provincia conoce en profundidad. Hablamos de potenciar al sector productivo con un sistema tributario que premie la agregación de valor en origen y la creación de empleo genuino en cada una de nuestras comunidades.

Muchas veces se confunde esta búsqueda con la lógica de subsidios o asistencia, pero el verdadero reto se encuentra en el diseño de herramientas público/privadas capaces de incentivar la inversión en tecnología y la formación, ofreciendo las condiciones y los instrumentos indispensables para financiar este proceso.

Ese compromiso atraviesa todos los actores sociales. El Estado lo está materializando a través del impulso a la competitividad derivado de las mejoras en infraestructura, la reforma tributaria y la reducción de la burocracia en diferentes áreas de la administración pública; los empresarios invirtiendo, integrando y modernizándose; los trabajadores adquiriendo nuevas aptitudes y formándose para que la productividad sea un valor insignia de nuestra economía; el sistema educativo y los centros tecnológicos interactuando para generar tecnología aplicada y estudiantes formados en la excelencia académica.

Nuestra industria, además, funciona como vaso conductor de todos estos sectores de la sociedad: con el Estado generamos acciones conjuntas para que todas las provincias puedan desarrollar las economías regionales; con los trabajadores, buscamos siempre jerarquizar su contribución en el agregado de valor;

“Con el sistema educativo, profundizando el ida y vuelta que permita formar profesionales que sean los protagonistas del salto cualitativo en la competitividad a escala global.

“Por eso es clave que nos consustanciemos con el insumo irrenunciable para que cualquier proyecto de país mantenga el rumbo e incluya a todos sus habitantes: el diálogo. Es fundamental que los diferentes sectores dejemos de lado nuestros preconceptos y que establezcamos un diálogo franco en la búsqueda de consensos.

“Partimos de una coincidencia que funciona como cimiento: todos queremos contribuir para que en la Argentina se termine con el flagelo de la pobreza a partir de encarar un modelo de desarrollo.

“La pobreza multiplica los estigmas sociales y los perpetúa. Crear empleos, educar en función del progreso intelectual y personal, generar las herramientas necesarias para que cada argentino pueda encontrar en su acervo individual los recursos para avanzar en el camino de superación profesional y laboral. Esa es nuestra función!.

“Podemos contribuir y acompañar al Presidente para la consecución de un objetivo que sabemos es prioritario para su gobierno: que al final de su mandato, seamos parte de una Argentina moderna que se encamine definitivamente en la senda del crecimiento, la inclusión y la pobreza cero.

“Trabajadores y empresarios tenemos que pensar una agenda para este siglo, que sea transversal a todos los campos: lo tecnológico, lo organizacional, la formación, las relaciones humanas, entre otros.

“Los diferentes cruces en esta agenda nos dieron la pauta de que la Cuarta Revolución Industrial debía ser el centro de nuestra Conferencia. Las opiniones y debates que hemos presenciado en estos dos días han dejado en claro que nuestra decisión fue la correcta.

“Cuando uno oye hablar de la Industria 4.0, suele vincularla con la ciencia ficción o con lo que está por venir desde un futuro lejano. Pero, en realidad, como vimos ayer y hoy, el futuro está sucediendo al mismo tiempo que nos preparamos para acceder a él.

“El secreto está en pensarnos, además de como usuarios de la tecnología, también como creadores de tecnología. Una línea progresivamente se va diluyendo en el entorno 4.0: somos usuarios y creadores en el mismo instante. Podemos, porque lo hacemos: vendemos productos cada vez más sofisticados. No vendemos sólo autos, maquinarias o alimentos, sino tecnología a través de los bienes que producimos.

“Y eso es lo que nos sitúa de manera ventajosa frente al desafío global de generar valor. Las estrategias de inserción inteligente en el comercio mundial nos obligan a encarar el equilibrio entre exportaciones e importaciones con precisión quirúrgica. Nuestra industria genera divisas genuinas que permiten dar forma a una balanza comercial equilibrada. Para que ello se mantenga a través de las décadas, la puesta en práctica de políticas sectoriales e industriales es el rumbo.

“Quisiera cerrar estas palabras reforzando la apertura conceptual que los paneles de estas dos jornadas han establecido. La Industria 4.0 es mucho más que los cambios tecnológicos a los que la asociamos. Como sujetos del cambio nos exige pensarla y pensarnos a cada paso del camino.

  • ¿Cómo logramos que la automatización y robotización sean un salto cualitativo para la jerarquización de las tareas que hoy desempeñan seres humanos?
  • ¿Cuáles son las mejores estrategias para que el sistema educativo, la comunidad científica y el sector privado trabajen complementariamente en función de incentivar la innovación de tareas, procesos y tecnologías?
  • ¿Qué aspectos tangibles e intangibles necesitamos reformular de cara a una competitividad como la que propone la Cuarta Revolución Industrial?
  • ¿De qué manera logramos complementarnos todos los sectores para transformar la investigación en PBI?

Son solamente cuatro preguntas –de un conjunto más amplio– que permanecen abiertas, más allá de esta Conferencia, y que nos tienen como protagonistas para la reflexión. Una capacidad reflexiva que debe estar en vinculación directa con la acción, con la voluntad propositiva de poner en práctica aquello que se debata en las instancias de reflexión e intercambio.

El gobierno encontrará en la UIA un interlocutor con el que podrá avanzar en los consensos necesarios para que la agenda de la Industria 4.0 trascienda el terreno de lo testimonial. Desde hace 130 años desde la UIA trabajamos para que desafíos como éste se cristalicen en un logro: una Argentina federal e integrada.

 

UNIÓN INDUSTRIAL ARGENTINA
Avenida de Mayo 1147/57 - C.P (C1085ABB) Buenos Aires, Argentina
Tel. (54 11) 4124-2300 (Líneas rotativas) Fax (54 11) 4124-2301

E-mail: uia@uia.org.ar. - www.uia.org.ar.